miércoles, 14 de enero de 2009

WALL·E: Batallón de Limpieza


WALL·E: BATALLÓN DE LIMPIEZA
Año:2008
País: Estados Unidos
Duración: 98 minutos
Título original: WALL·E
Dirección: Andrew Stanton

 



Sinopsis:

Año 2700. WALL·E es el único habitante de la Tierra, un robot dedicado a tareas de limpieza de un planeta inundado de desperdicios. Pero un día una nave aterriza en el planeta, y con ella el robot EVE, junto con la cual descubrirá el verdadero propósito de su existencia.


Comentario:

La segunda película "infantiloide" que me decidí a visionar en las vacaciones navideñas fue una de las mejores películas del año pasado, sino la mejor. La nueva película de Pixar, "Wall·E", había desatado mucha expectación antes de su estreno, corroborando esas buenas sensaciones después del mismo, con éxito de crítica y público. Se ha hablado tanto y tan bien de esta película que las expectativas antes de verla eran, para mí, exorbitadas. La mayoría de los foros y blogs internautas la catalogan como la mejor película de animación de la historia e incluso algunos vaticinan que, con el paso del tiempo, se convertirá en un clásico entre los clásicos. Con todas estas premisas me dispuse a disfrutar de hora y media de cine del bueno.

El argumento de este largometraje está muy trabajado y, como en casi todas las películas de Pixar, es bastante singular. La trama gira alrededor de la historia de amor de dos robots, el propio WALL·E y EVE, y las vicisitudes que atraviesan para consolidar dicho amor se convierten en 90 minutos de divertidas situaciones, aderezadas por algunos momentos entrañables.

"Wall·E" es una película de animación distinta a las demás. A parte de que su historia sea muy original, se busca la complicidad del público y la diversión a través de gestos y ocurrencias. El diálogo pasa a un segundo plano en esta película, ya que casi todos los acontecimientos que suceden se dan entre robots que no tienen la capacidad de articular más que monosílabos. Sus divertidas situaciones consiguen arrancar la sonrisa al más serio, y todo ello, gracias a la mímica robótica, por llamarlo de alguna manera. Evidentemente esta película no es cine puramente infantil. Va más allá de este estereotipo y, probablemente, sean los más mayores los que saquen más partido a la brillante obra de Pixar.

Es indiscutible que "Wall·E" bebe de la fuente de aquel cine mudo de los primeros años del séptimo arte. Concretamente es una actualización de muchas de las historias que Charles Chaplin rodó por aquella época. La línea narrativa realmente es la misma. Se presenta al protagonista como un divertido y solitario personaje, que conoce a una chica deslumbrante de la cual acaba enamorándose perdidamente. A partir de aquí, el argumento discurre hacia un final feliz pero con innumerables y divertidas trabas por el camino, hasta que la protagonista femenina se da cuenta de que ella también está enamorada del protagonista masculino. En "Wall·E", esta historia se adapta a los tiempos que corren, pero conservando un poco de la magia del cine mudo, y haciendo uso del fantástico mundo de la animación por ordenador se consigue un producto de una calidad exquisita.

Hasta aquí, podréis comprobar que todo son halagos para la película. Y es que son todos merecidos, porque han conseguido aunar pasado y futuro de una manera brillante, a parte de conseguir un producto disfrutable para cualquier edad. El único pero que le encuentro al film, bajo mi punto de vista, es que le falta una chispa de grandiosidad a la misma. Y me explico. El envoltorio de la película, es decir, los escenarios, decorados y parajes por donde discurre, no me parecen tan espectaculares o llamativos como me esperaba. Y estamos hablando de que la mitad de la película se desarrolla en una nave espacial, con lo que eso conlleva. Quizás esperaba una vuelta de tuercas de Pixar en este aspecto, pero los decorados de la nave son muy similares a los que podríamos ver en "Star Wars", con ese blanco presidiendo los pasillos y demás. Acostumbrado a increíbles escenografías en películas como "Buscando a Nemo" o "Monstruos S.A.", este pequeño detalle me ha dejado con un pequeño resquemor al final de la misma.

De todas formas, Andrew Stanton consigue un trabajo de gran factura convirtiéndose en uno de los directores estrella de Pixar, ya que su anterior largometraje, "Buscando a Nemo", es otro clásico de animación. "Wall·E" es una de esas películas que todo el mundo debe visionar para darse cuenta de lo grande que es el cine y de que los largometrajes de animación pueden estar por encima de edades y clichés. Mi consejo es que, si todavía no has podido ver este film, no esperes más y adéntrate en la maravillosa historia que nos ofrece la factoría Pixar. Porque al fin y al cabo, "Wall·E" no es más que eso, una sencilla historia de amor.

Mi valoración: 9/10

Trailer:


1 comentario:

Barbara Victoria dijo...

adoro la ciencia ficcion y wallie , auque sea de niños